lunes, 11 de mayo de 2009

El nuevo gobierno vasco

¡Por fin! ¡Por fin se ha acabado el reinado de terror del PNV! Ya era hora de que en el País Vasco hubiera un cambio de gobierno. No entro a valorar si son mejores unos ideales u otros, pero mantener en un gobierno, aunque sea autonómico, a un mismo partido durante 30 años es algo malo. Malo para la democracia, porque la alternancia siempre ha sido, es y será un signo de buena salud democrática. Malo para el propio País Vasco, que tras 30 años de gobierno nacionalista se ha convertido en el feudo privado del PNV, controlándolo todo y haciendo lo que se le antojaba, pasándose las leyes del estado por donde les daba la gana. Será difícil desenraizar al PNV de todos los sitios, y ¡ojo! que eso no significa que haya que echar al PNV, ni mucho menos, sólo enseñarle a la gente que también otros partidos pueden gobernar el País Vasco, e incluso y sobretodo hacerlo mejor. Los ciudadanos vascos sólo conocen un tipo de gobierno, ahora conocerán otro, y yo creo que el tiempo dará la razón a la mayoría de ciudadanos que han votado a partidos nacionales. Los nacionalismos están condenados a ser minoritarios, en una Europa que tiende a unirse los movimientos separatistas cada vez serán menos populares, es lo lógico, y la gente no es tonta.
De todas formas no todo va a ser un camino de rosas. El PSE está donde está gracias a los votos del PP, y para gobernar van a depender de ellos. Hubiera sido bueno un gran pacto que garantizara la gobernabilidad, pero todos conocemos a los grandes partidos, mas preocupados en mirarse el ombligo que en hacer las cosas bien. No obstante tenemos la obligación de confiar, de pensar que todo puede mejorar. Si por un casual sale bien y el nacionalismo vasco radical pierde importancia podemos estar hablando de un punto de inflexión, ya no en el País Vasco, sino a nivel nacional. Si las cosas salen bien Patxi López podrá ser recordado como un héroe, si las cosas salen mal y esta oportunidad se desperdicia será recordado muy mal por la historia. La oportunidad que se ha abierto es única, tanto para el PSE como para el PP, la tienen que aprovechar, porque si la desperdician lo único que van a conseguir son otros 30 años de gobierno nacionalista, lo que sería un retroceso para el bien del País Vasco. En esta labor PP y PSE van a tener un tercer aliado, poco poderoso, pero aliado al fin y al cabo, y es que UPyD ha logrado un diputado en el gobierno vasco. Si PP y PSE se unen no necesitarán el apoyo de este diputado, pero no les vendría a mal tenerlo en cuenta. Ahora la pelota está en el tejado del PSE y de Patxi López, a ver si saben jugar sus cartas y ayudar al País Vasco y a España, y a ver si el PP sabe ser el acompañante que debe ser. Hay que confiar en ello.

1 comentario:

  1. Estoy suuuuuuper de acuerdo. Tengo que reconocer, que no pensaba que el zapatitos tuviera los huevos de permitirlo, sobretodo teniendo en cuenta que se quedaban ssin el apoyo del pnv... pero lo ha hecho, supongo, principalmente, por el cabreo general que hubiera supuesto en España... y no tienen el horno para bollos. Sea como sea, me alegro del resultado, ahora solo queda, como bien dices, esperar a ver qué pasa...

    ResponderEliminar