jueves, 14 de mayo de 2009

Vergüenza de país

Ayer quedó demostrado una vez más la vergüenza de país que tenemos. Desde luego es el país que nos merecemos, porque los españoles somos así de gilipollas. Me gustaría conocer un país donde la gente tuviera tanto asco de sentir su bandera y su himno como en España. Y ¡ojo! eso no va por todos, muchos todavía sentimos el himno y la bandera y lo que es España.
Ayer se disputó la final de la copa del rey de fútbol, la competición futbolística que mas sentimiento nacional desprende, y curiosamente van y la juegan un equipo vasco y uno catalán, que por cierto son los dos equipos que más veces han ganado esta competición. Como no podía ser menos los grupos antiespañolistas se frotaron las manos al ver la oportunidad de volver a tocar las pelotas al resto del país. Antes del partido los cuerpos de seguridad ya retiraron miles de papeletas que estaban siendo repartidas en los aledaños del estadio. Papeletas que promovían el independentismo, como si de una campaña política se tratara. Luego mientras sonaba el himno nacional miles de descerebrados (lo siento pero no tienen otro nombre) se pusieron a silbar. Yo respeto todas las ideologías, cada cual es muy dueño de pensar lo que quiera, será mejor o peor, pero todos somos libres (en teoría), pero es que ese acto me pareció tal falta de respeto, que yo directamente hubiera cancelado el encuentro. Porque vamos a ver, amigo antiespañol, si no te sientes español ¿para que narices vas a ver la final de la copa del rey de ESPAÑA? Si no te sientes español ¿porqué celebras que tu equipo gane un trofeo que no sientes como tuyo? Es que ya cansa ver la incoherencia de esta gente, además de su falta de respeto, porque vale, aún después de todo si vas al partido y no te identificas con el himno genial, pero en vez de silbar y menospreciar al resto del país callaté.
Por no hablar de la bochornosa actuación de TVE por no retransmitir el himno y luego ponerlo en el descanso del partido y censurado (sin los pitos). No trates de evitar que la gente vea a miles de cazurros haciendo el gilipollas, si son gilipollas el mundo ha de saberlo.
Todo esto viene porque a los tontos que promueven estas cosas no se les ocurre mejor medio para hacer política que usar las competiciones deportivas. Lo que no se es porqué se alegran tanto que sus equipos ganen competiciones españolas si ellos no se sienten españoles. Además es un error mezclar política y deporte. Habrá muchos aficionados del barça y del athletic que se sientan españoles y ayer también les faltaron al respeto a ellos.
De todas formas en este nuestro querido país no puedes ir diciendo que te sientes español porque te llaman facha, no puedes portar la bandera española, porque te tildan casi de franquista, no puedes tararear el himno porque eso significa que oprimes a los pobres vascos y catalanes (como si ellos no fueran los mayores beneficiarios en España). En cualquier otro país la gente está orgullosa de su bandera su himno y su identidad, se pueden llevar a matar entre ellos, pero como digas algo de su país se unen todos para ir contra ti. En España si alguien se mete con el estado los nacionalistas corren a apoyarle. Es así de vergonzoso. Spain is different.

lunes, 11 de mayo de 2009

El nuevo gobierno vasco

¡Por fin! ¡Por fin se ha acabado el reinado de terror del PNV! Ya era hora de que en el País Vasco hubiera un cambio de gobierno. No entro a valorar si son mejores unos ideales u otros, pero mantener en un gobierno, aunque sea autonómico, a un mismo partido durante 30 años es algo malo. Malo para la democracia, porque la alternancia siempre ha sido, es y será un signo de buena salud democrática. Malo para el propio País Vasco, que tras 30 años de gobierno nacionalista se ha convertido en el feudo privado del PNV, controlándolo todo y haciendo lo que se le antojaba, pasándose las leyes del estado por donde les daba la gana. Será difícil desenraizar al PNV de todos los sitios, y ¡ojo! que eso no significa que haya que echar al PNV, ni mucho menos, sólo enseñarle a la gente que también otros partidos pueden gobernar el País Vasco, e incluso y sobretodo hacerlo mejor. Los ciudadanos vascos sólo conocen un tipo de gobierno, ahora conocerán otro, y yo creo que el tiempo dará la razón a la mayoría de ciudadanos que han votado a partidos nacionales. Los nacionalismos están condenados a ser minoritarios, en una Europa que tiende a unirse los movimientos separatistas cada vez serán menos populares, es lo lógico, y la gente no es tonta.
De todas formas no todo va a ser un camino de rosas. El PSE está donde está gracias a los votos del PP, y para gobernar van a depender de ellos. Hubiera sido bueno un gran pacto que garantizara la gobernabilidad, pero todos conocemos a los grandes partidos, mas preocupados en mirarse el ombligo que en hacer las cosas bien. No obstante tenemos la obligación de confiar, de pensar que todo puede mejorar. Si por un casual sale bien y el nacionalismo vasco radical pierde importancia podemos estar hablando de un punto de inflexión, ya no en el País Vasco, sino a nivel nacional. Si las cosas salen bien Patxi López podrá ser recordado como un héroe, si las cosas salen mal y esta oportunidad se desperdicia será recordado muy mal por la historia. La oportunidad que se ha abierto es única, tanto para el PSE como para el PP, la tienen que aprovechar, porque si la desperdician lo único que van a conseguir son otros 30 años de gobierno nacionalista, lo que sería un retroceso para el bien del País Vasco. En esta labor PP y PSE van a tener un tercer aliado, poco poderoso, pero aliado al fin y al cabo, y es que UPyD ha logrado un diputado en el gobierno vasco. Si PP y PSE se unen no necesitarán el apoyo de este diputado, pero no les vendría a mal tenerlo en cuenta. Ahora la pelota está en el tejado del PSE y de Patxi López, a ver si saben jugar sus cartas y ayudar al País Vasco y a España, y a ver si el PP sabe ser el acompañante que debe ser. Hay que confiar en ello.